Traductor.

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Visitantes recientes

jueves, 25 de febrero de 2010


Cómo cambia todo cuando, de repente, nos damos cuenta de que nos enamoramos. Se nos modifica el estado de ánimo: pasamos de la sonrisa más maravillosa a la tristeza más absoluta. Y, en general, esa especie de ciclotimia constante nos sucede cuando nos volvemos loquitas de amor por alguien que, o bien ni nos registra, o tiene novia, o es mucho mayor que nosotras. Así empezamos a vivir de esperanzas y paciencia, y con la ilusión de lograr que un día por fin nos invite a salir o nos dirija una sonrisa de esas que marcan aun más la perfección de su rostro, y que nos despiertan un gran suspiro de amor.
Pareciera que dejar de sufrir por este chico y fijarnos en otro, no nos fuera posible. Y sucede así porque el enamoramiento, no el amor, nos suele venir de la idealización. Esto es sobrevalorar las cualidades y ver maravilloso a quien no tenemos, y esa mania de sobredimensionarlo nos hace agregarle más bondades de las que en realidad tiene. Entonces, será mejor relajarse, porque no hay remedio para la regla: ¨como no lo tengo, lo quiero¨.
Quizás un día, aunque hoy lo veas imposible, te lo cruces en el camino y te sonrías al pensar que delirio tan extraño hizo que vos perdieras la cabeza por ese chico, que... ¿Qué le vi?

No hay comentarios:

Publicar un comentario