Traductor.

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Visitantes recientes

jueves, 25 de febrero de 2010


Llega un momento que inconcientemente nos pasamos la vida a la defensiva, protegiéndonos de todo y de todos. Inventándonos un escudo defensor que únicamente nos marca distancia con el resto y nos termina lastimando a nosotros mismos. Por primera y no última vez no marques distancia y sacate ese escudo que no es mas que un enlace natural hacia tu corazón y tu mente. Tu mente que no piensa y actúa, y lastima y se olvida de lo que le pide tu corazón Tu corazón que calla, por vergüenza, por miedo al rechazo y tu cuerpo que actúa cumpliendo ordenes que manda tu cabeza intranquila y desconfiada. Una autodestrucción permanente y continua, y cada vez mas espinosa ¿ Te sentís mas seguro de vos mismo estando en constante amenaza con el mundo? Los movimientos del resto son estímulos que te queman como fuego, enseguida reaccionas de la peor y más irritante manera. Hasta que te tomas el papel de un guerrero y no dejas de desconfiar creyéndote mas fuerte, valiente, inteligente, y siempre queres o crees tener la razón cuando simplemente sos una muestra berreta a la susceptibilidad. Porque pasas a ser una persona susceptible, irritable e irritante (obviamente, no solamente sufrís vos). Y así pasas los días angustiado, resignado, tolerando cosas que son más ficticias que reales, porque no sos el tiro al blanco y nadie te esta apuntando; simplemente sos uno más, no hay guerreros ni batallas, y hay que aprender a vivir (o sobrevivir?) sin sentir que todos los ojos apuntan a nosotros, confiando… Aunque a veces tomemos tanta confianza y nos devuelvan todo de una manera oscura y mentirosa, que nos destruye aún más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario